martes, 24 de marzo de 2015

Los 70´s : el amor hippie, la práctica del Kamasutra y la desconstitución familiar

Luchar contra una gran ola para sentar cabeza



En la década los años 70 se vio afectado el concepto tradicional de la familia. Sociedades como las norteamericanas e inglesas, estaban íntimamente dirigidas por una fuerte cultura devota y conservadora en la que la conformación de la familia era lo más importante dentro de la estructura social.
Está década rompió con esa realidad y está marcada por hechos sociales que modificaron el comportamiento de las personas en su núcleo social: La Familia.
Por ejemplo en Estados Unidos surgió el movimiento feminista, las mujeres querían desplegar sus alas y emprender nuevos horizontes, demostrando que sus facultades podrían alcanzar nuevos espacios de desarrollo.
Con la filosofía de vida hippie se dio inicio a una gran revolución sexual, rompiendo algunos tabúes y los derechos femeninos alcanzaron nuevos espacios; en Italia por ejemplo,  la mujer obtuvo el derecho al voto y en Nueva York al aborto.
Estos hitos sin duda marcan una ruptura a aquel concepto en el que la unión familiar estaba supeditada fuertemente al trabajo casero, la preocupación por el esposo y los hijos, en definitiva la abnegación de la mujer en el hogar. 
Soslayar esa conversión a la gran familia Hippie es ocultar que en aquel entonces se vivió otro tipo de amor, quizá para unos fue libre y para otros fue libertino, con una serie de excesos que desencadenó problemáticas incluso sanitarios.
En la India se da origen al Kamasutra como una práctica que permite demostrar a los dioses que la vida sexual puede desvincularse de la espiritual y, sin embargo, alcanzar el Nirvana.  En Occidente sin duda el concepto llegó distorsionado y  caló profundo en una gran comunidad joven.
Filósofos como Louis de Bonard  hablan en esta época de la  desconstitución de la familia y Comte de una crisis familiar.
Para muchos luchar contra esta gran ola de acontecimientos que rompieron con la tradicionalidad fue realmente un sinónimo de sentar cabeza, dejar de lado esta serie de actividades y encaminarse en la búsqueda de una relación estable y una familia, asumir los roles de jefes de hogar y madres de familia, marcó un antes y un después en la vida de aquellos setenteros que  dieron inicio a una nueva etapa de la vida.

La evolución del concepto de familia ha seguido su curso, y sobrevive por su adaptación en la temporalidad que se afinca. Hoy en términos de familia no se puede globalizar cada dinámica o comportamiento. Las familias se estructuran, fortalecen y constituyen de acuerdo a su bagaje histórico, las leyes que la norman y las aspiraciones de cada uno de sus integrantes.